Acabar con el desperdicio de comida: la misión de Lucie Basch y Too Good To Go

  • May 10, 2019

A Lucie Basch le ha preocupado desde siempre la cantidad de comida que se desperdicia en el mundo. Tras terminar sus estudios de ingeniería y trabajar durante un tiempo en el sector de la industria agroalimentaria, se dio cuenta de que aquello no era lo suyo y ahora forma parte de ese colectivo de personas que innovan para resolver los grandes retos de la sociedad actual. En junio de 2016 fundó Too Good To Go, una aplicación que permite a sus usuarios comprar comida a precio reducido y a la vez hacer algo positivo por el planeta. La start-up acaba de cerrar una ronda de financiación de seis millones de euros y no para de crecer en España. Hemos hablado con esta emprendedora apasionada por su trabajo que ha conseguido convertir la lucha contra el desperdicio de alimentos en la misión de su vida.

¿Por qué creaste Too Good To Go? ¿Siempre tuviste ganas de montar un negocio?

Puede que ya tuviera espíritu emprendedor, pero lo cierto es que no me había dado cuenta. No fundé Too Good To Go con el único objetivo de crear una empresa, sino más bien para darle sentido a mi trabajo diario. Lo que no me gustaba de trabajar en una gran empresa, lo que echaba de menos, es que mi trabajo no tuviera ningún significado. Lo que me motiva hoy son precisamente las ganas de cambiar las cosas. Cuando trabajaba en Nestlé, mi único objetivo era hacer que el volumen de negocios de la empresa creciera. Un día me di cuenta de que tener un objetivo así no tenía ningún sentido, y decidí empezar a dedicar mi tiempo y energía a un proyecto que de verdad me hiciera ilusión y fuera importante para mí.

No fundé Too Good To Go con el único objetivo de crear una empresa, sino más bien para darle sentido a mi trabajo diario.

El credo de Too Good To Go es "cambiar las cosas para consumir de forma más responsable". ¿Qué significa esto exactamente?

Para que cambien las cosas debemos conseguir que la gente esté informada, se exprese y comience a consumir de una manera más responsable. Formo parte del Comité de Transición Alimentaria de Carrefour, una empresa que empieza a escuchar a sus clientes y a proponerles productos ecológicos, locales y de temporada. Para mí es un placer participar en este tipo de iniciativas, porque cuando un grupo como Carrefour cambia, el efecto que esto tiene sobre la sociedad es enorme.

image

¿Cuál fue el mejor consejo que te dieron al lanzar el proyecto?

Me fui de Nestlé y me inscribí en la escuela de negocios parisina Essec con la idea de hacer un máster en Emprendimiento. Cuando me reuní con los responsables del máster, ya tenía la idea de Too Good To Go y les hablé de ella. Fueron muy honestos y me aconsejaron que, como ya tenía una idea de proyecto, era mejor que me lanzara directamente, pues aprendería mucho más que estudiando durante un año. Así que cancelé mi inscripción e invertí en el proyecto el dinero que tenía reservado para el máster. Lo cierto es que es el mejor consejo que me han dado.

¿Cómo conseguiste desarrollar el concepto en Francia y convencer a tus primeros partners?

¡Con el sudor de mi frente! Cuando empecé, no tenía nada. Ni siquiera tenía una página web que enseñar a mis clientes potenciales. Tuve que ponerme a vender de puerta en puerta, algo que no había hecho nunca. Fue difícil, pero me hizo darme cuenta de que cuando uno está profundamente convencido de algo, le entran ganas de convencer al mundo entero. Así que, ingenuamente, fui a ver a todos los comerciantes de mi barrio y les presenté mi proyecto. Gracias a ellos surgió la idea de los llamados "packs sorpresa", pues al principio ni yo misma sabía cómo podríamos referenciar los productos en la aplicación. Para ellos tenía que ser igual de fácil que tirarlo todo a la basura. Fue la promesa que les hice. ¡Y funcionó! Ahora, en vez de meter toda la comida sobrante en una bolsa de basura, los vendedores la dividen en "packs sorpresa" y simplemente indican en la aplicación cuántos packs tienen. Al principio, Too Good To Go era una solución para los comerciantes. El compromiso ciudadano hizo el resto.

Cuando uno está profundamente convencido de algo, le entran ganas de convencer al mundo entero.

¿Puedes contarnos alguna anécdota de los inicios del proyecto?

Lanzamos la aplicación en junio de 2016, justo durante una semana en que subió mucho el nivel del agua del río Sena. París estaba completamente inundado y no llegaba la mercancía a los comercios, por lo que, lógicamente, no tenían comida de sobra. Llovía tanto que nadie salía de casa para comprar nuestros packs. La prensa hablaba de las inundaciones y no del lanzamiento de nuestra aplicación. Fue un chasco total. Pero bueno, aunque te encuentres con muchos obstáculos, lo que verdaderamente cuenta es la manera en que los afrontas. ¿Los ves como un reto o como un problema? Poco a poco, vas aprendiendo de tus propios errores y te das cuenta de que no es para tanto.

Aunque te encuentres con muchos obstáculos, lo que verdaderamente cuenta es la manera en que los afrontas.

image

La aplicación cumplirá tres años este mes de junio. ¿Crees que la sociedad ha empezado a consumir de manera más responsable?

Creo que la gente es más consciente. De hecho, la prensa habla del tema cada vez más. Cuando me preguntan si la gente utiliza Too Good To Go para luchar contra el desperdicio alimentario o para ahorrar a la hora de comprar comida, yo contesto que no tiene importancia. Nuestro objetivo es, precisamente, permitir que alguien a quien no le preocupa en absoluto el medio ambiente pueda usar la aplicación, recoger su pack y darse cuenta de que, si no lo hubiera hecho, todo habría acabado en la basura. Hacer un gesto así puede ayudarle a tomar conciencia del problema y cambiar sus hábitos.

¿Tus hábitos han cambiado desde que creaste Too Good To Go?

Yo lo compro todo a granel, y solo cosas ecológicas. En mi casa no hay nada de plástico y me he unido al estilo de vida cero residuos. Cuando compro algo de ropa, me aseguro de que se haya fabricado de manera ética. Hemos heredado un modo de vida realmente irresponsable, y creo que el simple hecho de ser conscientes de ello, ya es mucho. Cada uno tiene que decidir cómo poner su granito de arena sin que le resulte un gran esfuerzo ni afecte demasiado a su vida. Por ejemplo, ser vegetariano (y no vegano) ya es un paso enorme, ¡y tus amigos te siguen invitando a cenar! Lo importante es encontrar el equilibrio justo para que sea coherente con tus convicciones.

Conoces a muchos emprendedores... ¿Qué consejo das a quienes quieren lanzarse?

Just do it. Piensa que, pase lo que pase, será un éxito: si fracasas, aprenderás, y si sale bien, dedicarás tu tiempo a hacer algo en lo que crees y serás feliz haciéndolo. No hace falta tener una visión muy a largo plazo, solo hay que ponerse manos a la obra y confiar en tu intuición.

Si fracasas aprenderás y, si sale bien, dedicarás tu tiempo a hacer algo en lo que crees.

image

¿Qué es para ti el trabajo?

Para mí, en un mundo ideal, el trabajo no consiste solamente en trabajar para pagar el alquiler a fin de mes. Es un proyecto que elegimos y al cual debemos tener ganas de dedicar toda nuestra energía. Es algo que haríamos incluso si no nos pagaran por ello.

Los empleados de Too Good To Go son waste warriors. ¿Cómo los eliges?

Este año, la contratación de personal es uno de nuestros mayores retos, pues queremos incorporar a 25 personas a nuestra plantilla antes de finales de junio. Pero no buscamos solamente a gente con experiencia en voluntariado o apasionada por el desarrollo sostenible. Yo misma trabajé para Nestlé y Amazon, por lo que no debemos mirar solo el currículum. Aquí la contratación tiene un sentido doble. De hecho, mi principal pregunta durante la entrevista es: "¿qué esperas de tu próxima aventura profesional? ¿de qué tienes ganas?". Para mí, contratar correctamente es conseguir llegar a un acuerdo en el que todos ganemos, nosotros y el nuevo empleado, para así estar contentos y prosperar juntos más rápidamente.

image

¿Qué otros retos tenéis este año 2019?

Mi objetivo, y el de todo el equipo, es convertirnos en el actor de referencia en la lucha contra el desperdicio de alimentos a finales de este año. Nos gustaría que cualquier persona elegida al azar por la calle mencionara la aplicación Too Good To Go si se le hiciera una pregunta relacionada con el desperdicio de comida. Pero para conseguirlo tenemos que seguir trabajando para incrementar nuestro efecto directo. Evidentemente, cuanta más comida salvemos de la basura, más credibilidad tendremos y mayor será nuestro efecto indirecto. Conseguiremos que haya más gente consciente y consumiendo de manera responsable. Otro de nuestros retos es convencer a más comerciantes para que se unan a nuestra causa. Actualmente tenemos 6.000 partners en toda España y nuestro objetivo es superar pronto los 100.000, para malgastar menos comida y a la vez satisfacer más aún a los usuarios de nuestra aplicación.

Mi objetivo, y el de todo el equipo, es convertirnos en el actor de referencia en la lucha contra el desperdicio de alimentos a finales de este año.

Por último, ¿por qué crees que Too Good To Go funciona?

Hemos tenido la suerte de tener una idea muy simple que todo el mundo entiende. La clave está en la sencillez.

Lucie te invita a descargarte la aplicación Too Good Too Go, porque #lacomidanosetira. Además, si quieres estar al día en materia de ecología, sigue también el blog de Too Good To Go, que incluye consejos sobre cómo reducir el desperdicio de alimentos, recetas de cocina, e incluso recomendaciones de libros sobre el tema.

Traducido por Marií Gutiérrez

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Sophie Reynaud

Etiquetas

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: