'Makeatón': el maratón de los 'makers'

  • May 7, 2019

Todo el mundo sabe más o menos lo que es un “hackatón”, un evento organizado generalmente por empresas o universidades que congrega a programadores informáticos para que trabajen juntos durante varios días. Pero ¿conoces su equivalente creativo, el “makeatón”? Te lo contamos todo sobre este novedoso evento dirigido a “makers”.

Makers + maratón = makeatón

El makeatón es un reto creativo dirigido a makers, es decir, a artistas, artesanos, o cualquier creador que fabrique y cree cosas físicas (no digitales). Los makeatones están organizados a menudo por asociaciones, FabLabs o universidades, y su objetivo es juntar a diferentes tipos de makers para que reflexionen juntos sobre un mismo problema.

Un makeatón es así un período de creación que tiene lugar durante un espacio de tiempo corto y previamente definido. Sus participantes forman equipos y son libres de crear lo que deseen a partir de un tema u objeto determinado, que es revelado en el último momento para dar rienda suelta a la improvisación. Puede estar representada cualquier disciplina, para que cada participante interprete a su manera la temática sugerida.

Además de ser eventos creativos y colaborativos, el concepto de makeatón tiene una dimensión responsable y ética. Los participantes se reúnen para crear conjuntamente un objeto u obra respetuosa con el medio ambiente, única e innovadora. Un makeatón sirve así para reunirse, aprender, divertirse y crear de manera conjunta. Pero, atención, porque esto no significa que la recompensa no sea importante para los que participan.

Makeatón vs. hackatón

  • En un hackatón se reúnen programadores durante un tiempo determinado, que puede ser de varias horas o varios días. Estos se centran en un problema determinado de manera colaborativa e intentan resolverlo programando.
  • En un makeatón, sin embargo, se reúnen makers durante un tiempo determinado, que también puede ser de varias horas o varios días. Estos se centran igualmente en un problema determinado de manera colaborativa, pero intentan resolverlo fabricando cosas tangibles y, a ser posible, creativas.

Viéndolo así, el makeatón es el equivalente creativo del hackatón. En ambos casos el objetivo de los participantes es aprender e innovar mediante la colaboración y el contexto de desafío en el que se desarrolla provoca una cierta competencia entre ellos.

¿A quién están dirigidos los makeatones?

Los makeatones reúnen a makers de todo tipo de sectores: artistas, artesanos, técnicos e incluso simples adeptos al bricolaje o a las manualidades, siempre que estas no sean virtuales, independientemente de su medio de expresión. Pintores, ebanistas, escultores, diseñadores, costureros, mecánicos, arquitectos… No importa: cualquier tipo de talento es bienvenido.

Los participantes deben formar equipos, ya que una de las ideas fundamentales de este tipo de eventos es, precisamente, favorecer la colaboración con otras personas para que sus competencias respectivas se complementen. De esta manera, todos encuentran su rol dentro de sus equipos, que pueden ser elegidos al azar u organizados por los propios participantes, pues no hay ninguna regla definida.

¿Cómo son exactamente los makeatones?

En general, los makeatones tienen lugar in situ, a diferencia de los hackatones, cuyos participantes pueden trabajar a distancia, desde cualquier lugar del mundo.

Existen muchos tipos de makeatones. Algunos son muy técnicos, otros, mucho más artísticos. A veces se trata de fabricar objetos muy complejos que requieren competencias concretas. En otros casos, el proceso de creación es mucho más libre y cada uno (escultor, fotógrafo, costurero…) interpreta la temática a través de su canal de expresión.

Cuando se acaba el tiempo, un jurado designa el equipo ganador basándose en criterios concretos, previamente definidos y formulados explícitamente por los organizadores. La recompensa varía según los makeatones y los organizadores: un título honorífico, un regalo físico o un abono a un FabLab, entre otros.

La mentalidad del makeatón

Un evento sin ánimo de lucro

A diferencia de los hackatones, que a menudo se organizan con fines comerciales (desarrollar nuevos productos, mejorar un servicio ya existente, contratar a nuevos talentos, encontrar trabajo, etc.), los makeatones son eventos sin fines de lucro. No buscan hacer ganar dinero a una empresa ni crear productos que más tarde les permitan ganarlo. Los propios organizadores costean la financiación del makeatón con fondos propios, con las subvenciones que reciben las asociaciones o con el dinero que pagan los participantes cuando se inscriben.

Para los organizadores, un makeatón es una oportunidad para animar a su comunidad y disfrutar mientras juntan a varios makers en torno a una idea, para que quizás acaben creando cosas realmente útiles para la sociedad.

Un contexto desafiante

Los makeatones suelen ser cortos, el tema se revela en el último momento y los participantes deben competir formando equipos. Estas condiciones lo convierten en todo un reto. Los participantes deben permanecer concentrados, encontrar ideas rápidamente y, sobre todo, ejecutarlas bien.

Un espíritu ecológico y sostenible

El concepto DIY tiene igualmente gran importancia: se utilizan materiales reciclados, se hacen reparaciones, arreglos… El makeatón se dirige a gente que prefiere fabricar a comprar y reciclar, a tirar. ¡Es toda una filosofía!

Una dimensión colaborativa

El objetivo del makeatón es que los participantes cooperen, aprendan los unos de los otros y colaboren para poder llevar a cabo su idea. ¡La inteligencia colectiva al servicio de la innovación!

Un ejemplo de makeatón

El makeatón de la Plastic Free Rivers Organisation
En 2016, la organización Plastic Free Rivers reunió a diferentes expertos y makers en el Centro de Innovación de Rijkswaterstaat en Utrecht, en los Países Bajos. Siguiendo varios métodos de design thinking, los diferentes equipos reunidos analizaron el problema de los desechos plásticos en los ríos y reflexionaron para tratar de encontrar soluciones a este problema de envergadura mundial. Después, se organizó un makeatón para que los participantes pudiesen crear los prototipos de las soluciones que habían propuesto. Un jurado seleccionó las mejores creaciones, entre las que está The Great Bubble Barrier.

Traducido por María Gutiérrez Alonso

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Cécile Nadaï

Etiquetas

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: