'Dream Teams': el libro que te enseña a crear colaboraciones productivas

  • April 1, 2019

“Dream Teams” es la última obra de Shane Snow, periodista, fundador de Contently y experto en storytelling. El autor centra su interés en descubrir por qué algunos equipos están condenados al fracaso mientras que otros consiguen resultados espectaculares. ¿Cuál es la diferencia entre un buen y un mal trabajo en equipo?

Shane Snow ilustra sus declaraciones con ejemplos históricos, sociales y científicos. Esto hace que la lectura de su libro resulte apasionante y particularmente pertinente en lo que respecta a las relaciones dentro de las empresas. Dream Teams quiere cambiar nuestra visión sobre las personas y su manera de colaborar y de triunfar como equipo.

Diversidad, perspectivas e investigación

Shane Snow empieza por desmontar la idea de que juntar a personas de un mismo origen permite garantizar el éxito de un equipo. En efecto, en un caso así podríamos imaginar que no habría conflicto ni desacuerdo, sino una única forma de pensar. Sin embargo, la realidad es que este tipo de colaboraciones ofrece muchas menos posibilidades que un equipo compuesto de individuos con perfiles variados.

Lo que hace que un equipo triunfe es precisamente la diversidad de perspectivas (la manera que cada uno tiene de entender el mundo) y la diversidad de estrategias heurísticas (es decir, aquellas que permiten emitir juicios rápidos e intuitivos). Keith Yamashita es coach especializado en liderazgo y ha trabajado con personalidades como Steve Jobs, Oprah Winfrey y Howard Schultz, a los que ha dado consejos sobre la manera de dirigir a sus empleados. Según él, el proceso de contratación de un equipo es similar a un casting y es necesario entender cómo trabaja cada uno de sus miembros: ¿en qué momento del día es más creativo? ¿cómo gestiona los conflictos? ¿en qué condiciones le gusta aprender? etc. El objetivo es hacer de estas diferencias una emulación positiva para que el equipo sea más eficaz, más fuerte, y consiga mayores éxitos que con solo la suma de sus miembros. Las diferencias cognitivas nos hacen más productivos juntos y nos permiten encontrar soluciones que no encontraríamos solos.

“El proceso de contratación de un equipo es similar a un casting y es necesario entender cómo trabaja cada uno de sus miembros”.

Shane Snow toma como ejemplo el FBI. Esta institución excluyó durante mucho tiempo a las mujeres debido a su morfología: al tener menos fuerza física en la parte superior del cuerpo, no podrían perseguir y enfrentarse a los criminales. Sin embargo, más tarde se dieron cuenta de que por otro lado las mujeres suponen una ventaja, ya que entienden de manera diferente los problemas y consiguen, en la mayoría de los casos, resolver las investigaciones sin recurrir a la violencia, realizando análisis y deducciones diferentes a las que hacen sus compañeros masculinos. Lo importante dentro de un equipo es procurar que las diferencias entre cada uno de sus miembros sean complementarias unas con otras para ensanchar los horizontes.

La paradoja del conflicto

Tras demostrar que la diversidad de orígenes y recorridos conduce a la diversidad de ideas y opiniones, además de fomentar la efervescencia productiva dentro de un equipo, Shane Snow compensa esta teoría con la paradoja del conflicto. La diversidad es una condición necesaria, pero no suficiente, para conseguir que un equipo triunfe. En efecto, muchas veces la diversidad crea tensiones y conflictos que pueden desgastar a un equipo si no se controlan. Pero también podemos convertir dichas tensiones en verdaderas oportunidades.

Una vez más, el autor contrapone en su libro dos ejemplos interesantes e ilustrativos. El primero tiene que ver con la empresa americana Chrysler, que en 1998 era una de las mejores empresas de diseño de coches del mundo, pero fallaba en la producción de los vehículos. En la misma época, en Alemania, la empresa Daimler era conocida por la irreprochable calidad de la producción de sus coches, pero le costaba desarrollar diseños innovadores. Ambas empresas decidieron fusionarse, con el propósito de convertirse en el grupo automovilístico más eficaz del mundo. Sin embargo, la fusión resultó un fracaso estrepitoso debido a sus diferencias culturales: los equipos americanos no veían las cosas de la misma manera que los alemanes y no se atrevieron a decirlo. La falta de comunicación y el rechazo al conflicto les llevó al fracaso a pesar de reunir todas las condiciones para poder fabricar los mejores coches del mundo.

“Aunque sea una riqueza, la diversidad dentro de un grupo también aporta inevitablemente divergencias en cuanto a los puntos de vista. Es importante conseguir expresarlas y controlarlas para que el conflicto sea productivo y no lleve al fracaso”.

El segundo ejemplo que evoca Shane Snow sigue la historia de Wu-Tang Clan, uno de los grupos de rap más míticos de Estados Unidos. Los nueve miembros del grupo venían de horizontes diferentes y la mayoría contaba con un importante bagaje delictivo. A menudo se producían enfrentamientos durante las sesiones de grabación o creación y algunos de los raperos incluso se presentaban en el estudio con armas de fuego en la cintura. Diggs, líder del grupo y beatmaker, en lugar de tratar de erradicar la conflictividad del grupo intentó controlarla, canalizarla y transformarla en algo creativo. Así, decidió presentar sus producciones instrumentales y pedir a cada uno que defendiera su texto y expresara su punto de vista. El primer álbum de Wu-Tang Clan, 36 chambers, hoy se sigue considerando una obra maestra.

Aunque sea una riqueza, la diversidad dentro de un grupo también aporta inevitablemente divergencias en cuanto a los puntos de vista. Es importante conseguir expresarlas y controlarlas para que el conflicto sea productivo y no conduzca al fracaso. Shane Snow utiliza la metáfora de la goma elástica para resumir la dinámica de un grupo: para poder lanzar una goma elástica lejos hay que tensarla al máximo, pero no hay que romperla. Este difícil equilibrio es el que el periodista recomienda buscar dentro de un equipo para conseguir que triunfe.

La paradoja del éxito

El autor de Dream Teams menciona otra paradoja relacionada con el trabajo en equipo: la del éxito. En efecto, la emulación de perspectivas y estrategias heurísticas variadas conduce a un primer éxito, pero este éxito hará que los miembros del equipo tiendan a alcanzar un consenso cognitivo que les llevará a perder creatividad. Es decir, un equipo que triunfa al principio es un equipo que triunfará menos después porque de manera natural tenderá a esforzarse menos y a plantearse menos retos. Por esta razón, Shane Snow recomienda introducir en el equipo regularmente lo que él llama angelic troublemakers, es decir, personas menos familiarizadas con el proyecto que puedan aportar una visión nueva cuando haya que tomar decisiones. Lo importante para conservar la dinámica de un buen equipo es ponerlo continuamente en entredicho, provocarlo, mantener la inercia y fomentar el roce entre sus miembros.

“Lo importante para conservar la dinámica de un buen equipo es ponerlo continuamente en entredicho, provocarlo, mantener la inercia y fomentar el roce entre sus miembros”.

Una marca de tiritas líder del mercado americano sufrió una importante caída de ventas de su producto para las ampollas. Tras varios intentos fallidos de arreglar la situación el dirigente de la empresa decidió, en lugar de pedir consejo y opinión a los propios consumidores, recurrir a varios angelic troublemakers muy familiarizados con el problema. Decidió integrar en el equipo a varios militares que a diario recorren muchos kilómetros a pie e inevitablemente sufren a menudo ampollas en los pies. También llamó a varias bailarinas de striptease que usan tacones de aguja durante horas y horas. De esta manera, en lugar de centrarse en el consumidor medio la empresa buscó a personas que se enfrentan más a menudo con el problema, con el propósito de desconcertar a su equipo de I+D (Investigación y Desarrollo). La tirita que idearon sedujo al público general y las ventas volvieron a subir.

“La obra de Shane Show y sus conocimientos en storytelling te ofrecerán nuevos puntos de vista para saber cómo hacer que un grupo triunfe e incluso, por qué no, ¡cambiar el mundo!”.

En conclusión, esta obra afirma que formar un buen equipo consiste en encontrar el frágil equilibrio entre la diversidad de opiniones y las maneras de proceder, además de gestionar correctamente la conflictividad y provocar nuevos roces entre sus miembros para así fomentar continuamente la creatividad. Para poder lograr esa sutil combinación, la obra destaca la importancia del proceso de selección. Tanto si formas parte de un equipo como si eres el líder, el libro de Shane Snow y sus conocimientos sobre storytelling te ofrecerán nuevos puntos de vista para saber cómo hacer que un grupo triunfe e incluso, por qué no, ¡cambiar el mundo!

Traducido por María Gutiérrez Alonso

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Aglaé Dancette

Fondateur, auteur, rédacteur @Word Shaper

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: