Cómo solicitar un puesto aunque no tengas el perfil requerido

  • April 24, 2019

Acabas de encontrar la oferta de empleo de tus sueños. Es imposible resistirse a ella… pero te asalta una duda. Al leerla, te das cuenta de que tu perfil no se corresponde con el que solicitan. La educación que se menciona, los años de experiencia o ciertas competencias técnicas necesarias no aparecen en tu currículum. Si además eres mujer, estadísticamente hablando, hay más probabilidades de que te invadan las dudas. Y es que, aun poseyendo las mismas competencias, las mujeres titubean mucho más que los hombres a la hora de responder a una oferta que no coincide totalmente con sus habilidades.

Sin embargo, ¡sería una pena no probar suerte! Conceptos como la diversidad, los recorridos atípicos o incluso las reorientaciones profesionales se han labrado un camino hasta los despachos de Recursos Humanos. Es más, un estudio de Dell y del Institute for the Future estima que el 85% de los empleos que habrá en 2030 no existen en la actualidad. Es pues una situación con tendencia a convertirse en cada vez más común y que nos invita a deshacernos de los complejos y a asumir riesgos.

No te desanimes y adapta tu currículum, tu carta de motivación y tu preparación para la entrevista siguiendo nuestros consejos. Welcome to the Jungle te enseña cómo responder a una oferta de empleo que no se corresponda con tu perfil y a destacar entre la multitud.

Determinar las competencias requeridas

El examen de tu candidatura será más o menos minucioso en función de tu interlocutor. Deberás ser consciente de esto y adaptarte. Así, mientras los cazatalentos responden a las exigencias precisas de los clientes, un reclutador operacional o el responsable de Recursos Humanos de la empresa probablemente sea menos estricto durante el escrutinio de los currículums y dé prioridad a las aptitudes. Por lo que, si tu perfil no se corresponde con el solicitado, intenta enviar tu candidatura directamente a los equipos internos. En cualquier caso, deberás informarte al máximo sobre la empresa, sus valores y su cultura.

Analiza la descripción del puesto para comprender perfectamente en qué consiste el trabajo que solicitas. Es decir, identifica los criterios y las competencias indispensables, y si tu formación no se corresponde con la requerida en la oferta, aprovecha para destacar tus otras habilidades. Construye tu argumentación en base a las aptitudes adquiridas gracias a tus diversas experiencias profesionales, así como a tu capacidad de aprendizaje. Recuerda que la naturaleza del trabajo cambia con rapidez.

Si solicitas un puesto en un sector donde predomina la escasez de candidatos, tendrás más probabilidades de éxito. ¿Te gustaría trabajar en el ámbito digital, por ejemplo como desarrollador web? Entonces no dudes en destacar el hecho de que tu profesión implica un aprendizaje constante y que no te da miedo aprender un nuevo lenguaje.

Compensar tus lagunas

Mejora tu storytelling y demuestra que tu proyecto profesional está bien estructurado y muy estudiado. No dudes en compartir elementos de carácter personal. Evita la jerga técnica incomprensible relacionada con tus experiencias previas si has cambiado de sector y haz hincapié en tus competencias específicas apostando por tu lado más humano.

Demuestra a la empresa que tu experiencia compensa ampliamente la falta de adecuación entre tu currículum y la oferta. Explica que has llevado a cabo tareas equivalentes durante tu recorrido profesional. ¿Te preocupa el tema de las carencias técnicas? Entonces haz lo siguiente:

  • realiza tutoriales y domina el arte de la creación de PowerPoints
  • realiza una formación
  • estudia un MOOC
  • obtén una acreditación complementaria
  • solicita un reconocimiento del aprendizaje previo

Menciónalo en tu candidatura e indica que te gustaría profundizar sobre el tema durante la entrevista. Las empresas están cada vez más abiertas a la formación alternativa. Así lo demuestran los gigantes de la informática y del comercio electrónico en particular, donde se promueve una formación profesional, colaborativa y accesible a todos.

Don de gentes, autonomía, dinamismo… Para compensar la ausencia de habilidades técnicas o hard skills, apuesta por tus soft skills. Estas últimas designan tus aptitudes interpersonales, las habilidades sociales y humanas intrínsecas que conforman la personalidad de un individuo. Prepara ejemplos de situaciones que hayas vivido y superado con el objetivo de demostrar tu talento interpersonal durante la entrevista.

Entre otras cosas, apuesta por:

  • tu habilidad para gestionar los conflictos
  • tu capacidad para comprender el capital humano
  • tu autonomía
  • o incluso tu capacidad de adaptación

¿El objetivo? Que al entrevistador no le quepa la menor duda de la amplitud de tu inteligencia emocional.

Destacar a pesar de todo

Con mayor frecuencia, el perfil requerido no se corresponde con el tuyo debido a que posees un perfil autodidacta, estás sobrecualificado o, por el contrario, no estás lo suficientemente cualificado en un ámbito concreto. Sin embargo, no todo está perdido.

Autodidacta

No posees ningún diploma y, si lo tienes, probablemente no guarda relación con el sector deseado. No te has visto afectado por la tendencia actual de cursar largos estudios académicos y has decidido formarte sobre la marcha, lo cual está bien, ya que ciertos gigantes de la tecnología y otras multinacionales ofrecen la posibilidad de optar a un trabajo sin diploma: Google, IBM, Starbucks, Whole Foods, Hilton, Ernst & Young… La lista crece cada día.

¿Te gustaría cambiar tu estatus de emprendedor por el de empleado, pero tu experiencia profesional no puede categorizarse? Eres multipotencial y, a fin de alimentar tu curiosidad insaciable, has decidido seguir tu pasión y crear un recorrido atípico ideal para ti. En función de la empresa, apuesta por motivos diferentes:

  • En una start-up: los perfiles “navaja suiza”, a menudo creativos y de rápido aprendizaje, llevan todas las de ganar. Y es que, debido a unos recursos muy limitados, el papel de cada colaborador a menudo tiene múltiples caras. Haz hincapié en tu perfil innovador y en tu facilidad para aprender de los errores y evolucionar fuera del camino marcado sin temor a las opiniones de los demás.
  • En una empresa tradicional: destaca tus ganas de cambiar de sector, tus habilidades colaborativas con freelances diversos y, sobre todo, tu capacidad para gestionar las responsabilidades y obligaciones que te corresponden. ¿El objetivo? Que tu deseo de independencia y autonomía no asuste al entrevistador.

Sobrecualificado

Si tienes demasiada experiencia, la sobrecualificación supone una barrera real a la hora de ser contratado. Esto puede deberse al puesto en sí, o a la remuneración esperada al tener en cuenta tales cualificaciones. Con respecto al salario, haz una propuesta que se adapte al puesto, no a tus cualificaciones. Por lo demás, tu misión consistirá en asegurar y demostrar a la empresa que:

  • tienes un recorrido claro en mente y tu deseo es fruto de una decisión meditada
  • no te vas a aburrir con tus nuevas funciones
  • te integras fácilmente en el equipo sin provocar celos

Poco cualificado

Si posees un perfil demasiado junior, probablemente te falten algunos años de experiencia laboral o ciertas competencias y, con frecuencia, algo de madurez. ¿Cómo convencer a la empresa de lo contrario? Al igual que quienes no poseen las competencias necesarias, deberás seguir los consejos anteriores para compensar tus carencias y superarlas. Ante todo, trata de profundizar en tus experiencias personales y estudiantiles (pasatiempos, trabajo comunitario, voluntariado…).

Si eres demasiado joven, lo cual es frecuente, puedes transformar esta debilidad en una cualidad y destacar tus ideas innovadoras y tu dinamismo para convencer al entrevistador. Haz hincapié igualmente en tu adaptabilidad y tu capacidad de aprendizaje. Dedica el tiempo necesario para conocer bien la empresa, sus productos, su desarrollo y sus necesidades, y de esta forma definir bien tu motivación. Y no dudes en sacar provecho de tus contactos y enriquecer tu perfil con una recomendación personalizada como garantía de confianza.

Recuerda que el candidato ideal no existe. Al redactar la oferta de empleo, las empresas tienen sin duda un perfil en mente, pero nada te impide probar suerte y convencerles de tu potencial.

Traducido por Rocio Perez

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Ingrid Dupichot

Freelance Content Writer

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: